#4 Opción crucial

_ Ma, voy a un recital en un sótano de Capital.

Por la mente de Ciri circulaban varias respuestas posibles, ninguna lo habilitaría a salir de su casa. Transitaba, como muchos, el deseo de tomar el atajo que le permitiera eludir la contestación obvia. Ese atajo podía disfrazarse bajo la forma de “voy a la casa de un amigo” o “tengo un cumpleaños”, aunque para él la verdadera fiesta estaba en un sótano, en un recital y, posteriormente, en la casa de Leito, baterista de NDI, quien lo invitaba para hacerlo partícipe de sus ensayos. La cosa se puso mejor cuando sus amigos Esteban y Sebastián decidieron dejar de ser siempre los invitados a la fiesta para pasar a ser los organizadores: junto a un grupo de conocidos que ya venían de una experiencia en una banda punk, le dieron vida a la conjunción hibrida de punk rock y hardcore neoyorkino influenciados por el sonido de Bad religión, Dag Nasty y Minor Threat.

Cara a cara, el nombre que eligieron ponerle a la banda hasta que se dieron cuenta que ya existía Face to face, se presentó por primera vez en el Club progresista de Bernal, en 1993. La fecha era compartida con Hijos del tiempo, una banda punk rock amiga. En ese debut, Ciri experimentó por primera vez la sensación generada por la conexión de las miradas: los ojos atentos de quienes admiraba, Leito y Leo de NDI, los guiños cómplices de los amigos y conocidos que aplaudían la intrepidez de tocar un cover de Dag Nasty en vivo o los rostros desconocidos pero sorprendidos de aquellos que se encontraron con una de las primeras bandas que mostraban un sonido melódico o emocore en la escena local.

Ese sonido peculiar quedó plasmado en dos temas que integraron el compilado “Nuevas generaciones”, que reunía a una segunda camada de bandas hardcore que estaban surgiendo luego del BAHC. Para ese entonces, Cara a cara pasó a llamarse Opción crucial. La edición en cassette fue organizada por Numa, cantante de Fuerza interna, una de las bandas que formaron parte del compilado. Noma vivía en Villa Luro, era vecino de los hermanos Ruíz Díaz, más tarde conocidos como Catupecu Machu, quienes contaban con un estudio de grabación y propusieron un precio acorde a las posibilidades de cada banda.

Si bien las letras de Opción crucial no tenían una mirada política y social acentuada o definida, transmitían las inquietudes de pibes que estaban terminando el secundario y notaban que no había salida laboral, que no había oportunidades claras o que el menemismo que caminaba sólido e impune los obligaba a elegir entre laburar o estudiar, como así también aquellas situaciones que los interpelaban como la matanza indiscriminada de animales o los distintos conceptos políticos que Ciri comenzó a absorber del lado B de un cassette que había llegado a sus manos.“Salve” de La Polla Récords fue su aliado incondicional en aquellas tardes en las que convenía dar un portazo para evitar saturarse con las novedades del Pacto de Olivos.  El mensaje claro y fácil de comprender de Evaristo le pareció polémico y lo marcó, acentuando el objetivo de querer expresar todo aquello que lo aquejaba.

La transición que atravesaban jóvenes de tercer y cuarto año del secundario no solo era política y social, sino que frecuentemente se veían envueltos por una etapa de cambio musical y esa constante exploración solía manifestarse luego de forma arriesgada y drástica. Operation Ivy les volaba la cabeza con esa capacidad impecable de mixturar el ska y el punk y les abrió un mundo de nuevas bandas de ese estilo que creían que había tocado techo con The clash. Una nueva evidencia de la búsqueda del sonido se generó posteriormente a la grabación del compilado “All ages show” al cual fueron invitados a participar junto a bandas como Restos fósiles, Del mar, Visión X, entre otras, y bandas internacionales como NOFX, 88 fingers Louie y All you can eat. La convocatoria fue gestionada por Ariel Hervas, quien a su vez, estableció el contacto con bandas de afuera ya que su principal idea era traer la oleada de hardcore de la zona californiana. En marzo de 1997 la ilusión de Ariel se llevaría a cabo en Parque Sarmiento: NOFX se presentaba en Argentina para más de dos mil personas. Opción crucial los teloneaba en esa cancha de básquet que había generado el enojo de los músicos de NOFX, quienes no estaban acostumbrados a tocar en lugares tan grandes, lejos del contacto con el público y con un sonido de mala calidad.

_No me arrepiento porque en ese momento estaba convencido. Hoy no lo volvería a hacer. Con el tiempo entendí que era querer generar algo que no existía, si bien podíamos compartir el estilo que hace NOFX y quizás el mensaje, el error era querer hacer lo mismo, no sé si instalaría una movida así acá. Me gusta mucho NOFX, me parece una gran banda pero hoy no lo haría participar de ese compilado.

El cambio de estilo de Opción crucial inclinado al punk californiano se vio reflejado en otro compilado de bandas locales llamado “Afortunados en el juego”, que se grabó en 1996, en los estudios El pozo ciego, de Quilmes.

O.C se mantuvo firme hasta el ’98. En ese período grabó un único disco que fusionaba el hardcore melódico con un punk rock oscuro e intimista. Las diferencias cada vez más acentuadas en cuanto a las influencias personales y la seducción por un estilo diferente generaron la separación. La antesala de la ruptura fue el surgimiento de Slam Up, banda que Ciri y Esteban, el otro guitarrista, decidieron armar en el ’95. Hasta el año 2003, Ciri experimentó con Slam up el sabor de viajar para tocar, de tener la edad para hacerlo, de romper con una de las limitaciones que se le habían presentado en O.C. Pero más allá de las preferencias sonoras, de los pequeños desencuentros o de las grandes diferencias, con cada banda Ciri pudo encontrar un foco, una trinchera donde gestar una movida consecuente con un mensaje y sumar adeptos que la alimenten y la sostengan. Así surgieron las noches en Club Ruso y La verdi, dos reductos que Opción crucial había encontrado con la ayuda de Gabriel, un amigo a quien consideraban un miembro más de la banda y que posteriormente se convertiría en su manager, para organizar fechas en las que pudieran darse a conocer bandas de la zona sur del conurbano aprovechando la buena acústica de esos teatros italianos antiguos; o los recitales a beneficio de comedores infantiles en Quilmes o para ayudar a chicos con problemas de salud a los que tanto OC como Slam Up se sumaron sin dudarlo.

Así como el poeta Charles Baudelaire decía que la música frecuentemente lo llevaba como un mar que lo obligaba a trepar al lomo de las olas amontonadas, el hardcore había hecho vibrar en un grupo de pibes todas las pasiones que un navío atraviesa, el buen viento, las convulsiones y la tempestad. Pero de todas las olas que pudieron golpearlo con fuerza, Ciri recuerda el efecto causado por una en particular: una noche en el Teatro Arlequines, dejó de preguntarse cómo sería compartir fecha con NDI a pocos meses de haber conformado una banda propia, cómo sería tocar por segunda vez en su vida canciones frente a una cantidad de personas con las que nunca se había encontrado, cómo sería allanar el terreno para bandas como NDN, BOD y Anesthesia, cómo serían las miradas del público con las que se cruzaría esa noche. Allí estaba Opción crucial, la banda que nadie conocía, delante de una marea desatada de saltos, slam y mosh.

_ Nosotros abrimos el show ese día y me acuerdo que los Anesthesia rompieron todo, fue un recital increíble, la gente se quedó shockeada por lo que estaba viendo, una banda que iba re para adelante y Nekro, que además de ser un gran cantante y compositor, es un showman, imaginate que tiene 46 años ahora y lo ves saltar como un enajenado arriba del escenario, lo que era en ese momento con 20.

Inmediatamente, recuerda un episodio que opaca la anécdota y que se convertiría en una señal de alarma: dos años después en el mismo teatro, cerca de la barra, un grupo de personas que él solía cruzar cada fin de semana le empezaron a revolear pedazos de hielo a Anesthesia. Se había dado cuenta de la intransigencia ante las ideas distintas o innovadoras, de la presencia de un machismo solapado, de los flyers sexistas y ofensivos con las pocas mujeres que había en la escena y de una disminución gradual del respeto y el interés por los diferentes proyectos musicales que podían presentarse en un mismo recital.

_ Ese día yo vi un quiebre, algo que estaba sucediendo ahí no me representaba o no me empezó a gustar. Tenia un cierto tinte machista, y se vislumbraba un signo de intolerancia musical pero también de ideas, hasta de cómo estabas vestido y eso empezó a pasar cuando ese séquito, grupo principal del BAHC, se empezó a abrir a otros lugares y empezaron a aparecer otros actores con ideas diferentes o superadoras.

Sin embargo, lo que Ciri más lamenta es otra cosa: querer mirar el registro audiovisual de aquella noche en Arlequines y recordar que en la cinta del VHS ahora hay una receta de muffins que su mamá grabó de Utilísima.

En las redes sociales!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *