Toldo: “Los ‘90 se resumen en la palabra “aprender” y en la necesidad que teníamos de hacer algo”

El 17 de septiembre de 2020 falleció Gabriel Gustavo “Toldo” Velardez. Militante anarquista, activista punk, voz de la banda Gatillo Fácil, su partida dejó una gran tristeza en su familia y amigxs. Toldo fue entrevistado dos veces por Carlos Sanabria, co-autor del libro Hazlo Tu Mismx, la primera vía whatsapp y la segunda en el estudio de FM La Tribu. Este artículo tiene como objetivo recuperar su testimonio, que viaja desde la década del ‘90 hasta las jornadas que lo tuvieron lleno de bronca luego del asesinato de Juan Ledesma. Palabras intensas, rápidas, crudas, para reflexionar pero también para debatir, porque como dijo Toldo “nunca me gustaba cuando las personas te daban la razón”.

Por @hayquearar


Origen del KUP

Las primeras reuniones del KUP fueron en el ‘91 y la oficialización fue en abril del 92. En ese momento hablar de unidad y respeto, de unión, costaba un poco, más aun que veníamos de una época después de lo que fue Invasión ‘88, con los skinheads de Camargo, estaba todo sobre algodones, medio ahí, con pinzas uno mandaba ciertas cosas.

Para el KUP nos juntábamos en Parque Centenario. Alguna vez nos habremos juntado en Quilmes también. El 14 de diciembre de 1991 fue la primera reunión del KUP Koncentración Unidad Punk. Después del Parque siempre nos íbamos a algún recital, Arleqiunes, Zona Cyborg, distintos lugares, generalmente nos quedábamos en capital, donde también yo repartía manifiestos.

El KUP nació por una necesidad de expresarse, buscar una unión dentro del punk rock. Algunos pensaban que el nombre era medio sectario, pero bueno, siempre le buscan el pelo al huevo. íbamos para adelante porque como no había redes sociales, imaginate que las críticas no llegaban…

El recuerdo de los ‘90

¿Qué quedó de esa época? La tremenda amistad con mucha gente, el recuerdo y seguir respetándose a la distancia. Hay diferencias en la actualidad con algunas personas, pero nunca hubo traiciones de cagarle la novia a alguien, dejar en banda en algún recital o quedarse con algún vuelto de un proyecto.

Lo que me dejó lo volqué en la banda Gatillo Fácil, las cosas se empiezan a gestar de diferentes vivencias. En el ‘88 empezamos con Invasión 88, después íbamos a ver a dosmi, a Detenido Desaparecido, conocimos el FOSMO, íbamos a las charlas que había en el CC San Martín de distintas cosas o hacíamos juntadas contra McDonalds (McMierda) antes del ‘89 o también las juntadas AntiNavidad, íbamos al Rojas, a la Verdulería a ver los primeros recitales de todos los grupos. También estaba la consigna “no queremos papa, queremos batata” en contra de la visita del Papa. Hoy ir a ver a los Hosen es como ir a ver a Abel Pintos, va todo el mundo. La primera vez éramos pocos.

Todo fue un aprender y en ese momento estaba la necesidad de hacer algo, juntar un montón de gente bajo un mismo pensamiento. Duró hasta el ‘92 y apenas terminé con el KUP empecé con la radio. No iba a las reuniones todos los sábados, no podía ir siempre porque trabajaba en una pizzería y no tenía franco todos los sábados.

La escena punk a principios de los ‘90

Yo llegué después de Invasión 88. En el ‘90 me agarró la colimba. Estaba toda la corriente de anarco quilomberos de Quilmes, Bernal, bandas como Enema de Quilmes eran referentes. En esos tiempos se corría a los skinheads.

Cuando aparece la corriente del Buenos Aires Hardcore BAHC ellos eran vistos como “Hardcore positivo” y se hicieron cosas como el Hardcore negativo, contraposiciones al BAHC. Muchos heavys se reían de esa movida, y bandas como Os Mocos, La Banda del Cuervo Muerto, Familia Asesina, Detenido Desaparecido, Loquero en un principio, pertenecieron a otras camada, con letras más libertarias. Después estaba la gente que tocaba en el Parque Lezama como Estado Mayor Conjunto, Kadaveres.

Balance del KUP

Estuvo bueno porque si hablás con el Indio de 2 Minutos, él dice que el Mentes Abiertas se gestó ahí, por eso Lucky de DAJ te habrá nombrado al KUP en la entrevista que le hiciste. No digo que el mérito fue nuestro, sino que fue un punto de reunión de muchas bandas y después por la capacidad de los los chicos del Mentes Abiertas pudieron hacerlo. Era un ámbito diferente a un recital, iban los chicos a mandar panfletos, a decir sus fechas, pero se gestó un lindo grupo al principio. Después se desmadró un poquito, pasó a ser ir a tomar cerveza y surgieron grupitos, se iban por ahí, volvían, no se enteraban de nada… Estuvo bueno como paréntesis, en ese algo que no era ir solo a un recital. Se formó una unión,  hay gente que te lo recuerda con respeto. Me hubiera gustado que siga, remontarlo… En ese momento también estaba Coco de Los Subversivos. Los de Loquero no se acuerdan, pero hemos tocado con ellos en el Borda. He conocido mucha gente y otros pensamientos que te hacían florecer las ideas, nunca me gustaba cuando las personas te daban la razón, necesitas un poco de combate para hablar de ciertas cosas.

El KUP fue valioso, dejó gente amiga. Como actividades íbamos a Constitución para hacer algo con los chicos de la calle, pero nos pegamos un golpe contra la cabeza inmenso, nos dimos cuenta de las mafias que había, nos dimos cuenta que sin tener un respaldo de una ONG era muy peligroso.

El KUP también generó intercambio de libros, Chicho venía con esa idea de escribir como se pronunciaba, ni b ni v por ejemplo, estuvo bueno, aprendí mucho de mucha gente, de muchos compañeros.

¿Por qué se terminó el KUP?

Íbamos a Arlequines en un bondi, y como yo no soy de capital no sabía el recorrido, entonces el bondi se desvía y veo que los pibes empiezan a bajarse. Fue muy rápido, muy rápido. Veo que algunos bajaron por la ventanilla y yo me quedé solo entonces nos llevaron a la comisaría. Yo tenía mi boleto, estaba tranquilo, me resistí, pero me sacaron de los pelos. Le decía al resto de la gente que cómo permitían que se lleven a una persona de un colectivo por su apariencia, por sus amistades o porque iban hablando un poco fuerte, siendo que tenía boleto.

Era la época de Alfonsín y estaba todo bastante jodido. Yo chapeaba como que estaba en la colimba con una licencia extendida, decía que había hecho la colimba, me hice respetar, pero a pesar de los cachetazos que recibí de un oficial, me di vueltas por su escritorio y le dije que nos teníamos que ir de ahí porque teníamos todos boleto y documento,  no habíamos hecho nada. Me paré de frente y discutí.

Nos largaron después de basurearnos y cuando llegamos a Arlequines dos o tres nos preguntan “¿y qué pasó?”. Ese “¿y qué pasó?” me cayó para el carajo, más aún siendo de gente que se fue por rata, ahí me explotó la cabeza, dije no puede ser, todo lo que estuvimos hablando de unidad, autogestión, de libertad, de ir por el prójimo y la puta que lo parió, se había ido al carajo. Ahí no fui más, lo dije, no fui y el KUP se terminó. Eso devino en otra agrupación que queríamos hacer, que la armamos por correo que era “Conciencia” y otra cosa que quisimos hacer que fue KAD (Koncentración Acción Directa), nunca tuvo salida, me quedó esa historia por hacer.

Sobre el asesinato de Juan Ledesma, baterista de Superuva, en el año 2018

Ser anarquista o punk dista mucho de lo que hizo este chabómn, que lo que hizo fue asesinar a una persona. Me parece que dista mucho de lo que dice querer hacer de lo que realmente hizo. Me levanté el domingo a la mañana a las siete como todo viejo choto y porque me encanta. Me entero de esto, llamo, pregunto al violero de Superuva y me dijo que era verdad. Y ahí empecé a difundirlo. No sé porque focalizamos esto en el punk rock, porque esta persona (Cristian Genez) no lo es, es tan solo un asesino, no iba ni a un recital a disfrutar ni a  ver las bandas, nada, iba a hacer una maldad.

Si uno está en un pensamiento libertario o va detrás de lo que es el punk rock, estás pensando en que no necesitas que alguien te diga lo que tenés que consumir, con quien tenés que juntarte, como te tenés que vestir o a quien le tenés que dar bolilla. Entonces si estamos en presencia de un grupo que te dice “soy anti oi!”, “soy anti cheto”, “soy anti esto”, bueno loco, el pensamiento es libertario, vos podés pensar lo que se te ocurra pero no todo tiene que ser según tu ideal.

La escena punk en la actualidad

Si bien ahora hay gente que tiene ganas de llevar feria en los recitales, mucha gente hace agua en el compromiso. También hay que tratar de no llevarse tanto por la opinión de otro, porque el Facebook era un cachivache. En los ‘90 estábamos en la búsqueda, había un sentido de pertenencia de hacer algo por ejemplo lo del FOSMO (Frente Opositor al Servicio Militar Obligatorio), pero no por la búsqueda de un reconocimiento, sino por el hecho de hacerlo.

Hoy hay mucha gente que en un recital no te da bolilla, que va a otra cosa, a encontrarse de otra manera y nada tiene que ver con lo que a uno le interesa. Cuando hicimos un festival antirrepresivo hace poco se dijeron miles de cosas, la gente comenta y comenta, se dicen muchas boludeces y le hacen mal a la escena. Pero bueno, las palabras van y viene, el tema son las acciones. Si se condicen con lo que uno dice está muy bueno, pero si no tienen nada que ver con lo que vos decís, estamos en un problema.

En las redes sociales!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *